lunes, 30 de noviembre de 2009

Tupamaros al gobierno

URUGUAY acorralado por sus desencuentros, retrocede 200 años de un plumazo
GANA EL MARXISMO CON LA TRADICIONAL COMPLICIDAD DEL LIBERALISMO

Un ex terrorista, desprolijo, autoritario y mal educado será el próximo presidente uruguayo.
Por Julio Martino




Lo que pronosticaban las encuestas se cumplió, el ex jefe terrorista José Mujica le gano por amplio margen la presidencia al liberal Luis A. Lacalle. En una campaña sin debates, casi sin diferencias y con una civilizada y caballeresca confrontación, los liberales de los Partidos Tradicionales (Blanco y Colorado) cedieron el terreno prácticamente sin luchar. Nunca se apunto al corazón del asunto. La conducta de Lacalle y del colorado Pedro Bordaberry ratifico su pensamiento de tolerancia absurda y descabellada ante los peligros que entrañan para la libertad y el futuro del pueblo oriental un segundo periodo presidencial de la coalición marxista. Cabe preguntarse ganaron los marxistas o entregaron la plaza los liberales.
Décadas de concesiones, de mano blanda, de tolerancia injustificada ante la violación de las leyes. De falta de valor para defender las instituciones, frente a la asonada permanente de la izquierda, trajeron como consecuencia la casi destrucción de las Fuerzas Armadas y la adulteración de la historia sin que ninguno de ellos protestara. ¡Hay los liberales!, que blandos son ante el izquierdismo. Que respetuosos de los derechos del Partido Comunista, que alegría tenían cuando los “Tupamaros” se legalizaron y empezaron a actuar dentro de la “democracia”, se veía al entonces Presidente colorado –ultraliberal- Sanguinetti con una sonrisa de oreja a oreja. Seguramente consideraba eso como una victoria extraordinaria de la democracia.
Los últimos 25 años han sido para Uruguay el mayor lavado de cerebro de su historia. Los medios de comunicación han sido copados sin excepción. La educación se flecho ideológicamente y solo la versión marxista de la historia, de la ciencia y de la filosofía es enseñada. La cultura se mediatizo al más bajo nivel, para dar visiones comprensibles del sentido de la vida con el mayor ahorro posible de complejidad. Versiones carnavaleras, poesía y música mediocres, politización de hasta el teatro infantil. Se simplificaron los colores del país a solo dos. El blanco y el negro comprensibles para un pueblo degrado cultural e intelectualmente. Y los liberales, hay los liberales, no se atrevieron a dar ni una sola batalla, excepto garantizar mediante coacción, legislación y mentiras, el que pudiera surgir un movimiento nacional que enfrentara este trágico momento histórico del Uruguay. Se permitió que se degradara moralmente a los sectores menos favorecidos de la sociedad, quitándoles la dignidad del trabajo, para que vivieran del estado, a través de planes de ayudas que controla la Ministra comunista Arismendi. Ni uno de esos planes considero la obligatoriedad de una contraprestación laboral. La justicia violo toda una tradición de normas de derecho, para permitir la venganza contra los militares. Un ataque directo contra el prestigio y el honor de las Fuerzas Armadas, la degradación de su misión esencial y su acorralamiento mediante la reducción presupuestaria, que termino convirtiendo a los soldados en los más pobres de la sociedad. La tolerancia ante la marginalidad, la delincuencia considerada solo desde la crítica marxista, que convierte a los victimarios en victimas y le ponen candado a la represión policial, policía que se retiro absolutamente de la calle y del cumplimiento de su deber. La sociedad quedo indemne y ni así, un pueblo atarantado pudo sacar bien las cuentas. Los menores delincuentes son tolerados y se les permite que asesinen una y otra vez.
El pueblo ha sido embaucado. Por los vencedores y por los vencidos de la elección. Mienten los “rojos” y mienten los liberales. Es mentirosa su confrontación. El entendimiento fraterno es solo complicidad y debilidad de unos, frente a la audacia e incontinencia de los otros. Oír las civilizadas palabras que se dedicaron, ya conocido el resultado fue una dura prueba para, los que no creemos las patrañas y tenemos el estomago flojo. Los agradecimientos de Lacalle a sus pseudo-contendientes, su gratitud y amistad para el Presidente frentista Vázquez. Su afirmación de que quienes no entienden la democracia no pueden entender esta conducta de reconocimiento mutuo, es en definitiva prueba que no son contendientes, que no luchan por ideas diametralmente opuestas, simplemente son comparsas. Su exultante gratificación porque el pueblo ejerció la soberanía del voto…, qué valor tiene este para quien lo ejerce engañado. Es que nunca se tuvo acceso a la verdad, a los fines y objetivos, a las tramas históricas, a las sociedades de discreta acción, a los lazos y dependencias económicas e ideológicas. Qué valor tiene la verdad manipulada, y que legitimidad moral un ejercicio electoral inconsciente. El pueblo es engañado no solo en el contenido, sino en la forma, es que el engaño persiste incluso, en la manera en que se lo hace creer que ejerce un mandato político, con ese acto patético que se ha inventado “la convención” de meter un papelito en una urna. Un papelito que contiene generalmente los nombres de decenas de personas que ni conoce, si acaso un poco a las que encabezan. Y sobre las cuales no tiene ningún control, ni ningún mandato. El frentismo tendrá su segundo periodo presidencial, seguirán poniéndole candados a la sociedad, continuaran con el desmantelamiento de las instituciones y la manipulación desvergonzada de la justicia. La educación sufrirá mas ajustes ideológicos. El estado seguirá creciendo con la incorporación de más “compañeros”. Se consolidara la alianza con Castro, Chávez y demás fauna. La cultura general del pueblo continuara mediatizándose. Se quitaran impulsos a la independencia productiva. Se premiara y castigara con los fondos del estado. Se agravaran las leyes que destruyen la tradición ética y moral del cristianismo. Se seguirá dilapidando recursos en planes absurdos. La mitad que perdió vera reducirse cada vez más su campo de desarrollo y la que cree que gano seguirá masificándose y haciéndose cada vez más dependiente. Los empresarios quedaran acorralados entre los sindicatos rojos y el estado rojo. Y el Uruguay se irá volviendo, cada vez más, un país gris, sucio, ignorante y vacio.
Y que harán los liberales para combatir esto, pues no harán NADA. Unos cuantos emigraran a la izquierda, como vienen haciéndolo desde hace 25 años. Los demás seguirán siendo funcionales, mientras se precise de ese servicio. La pregunta es: nos mandara Dios al Caudillo? Surgirá de las reservas morales de nuestro pueblo la fuerza que tuerza el rumbo a la adversidad confabulada de poderes que parecen invencibles, pero que en realidad son efímeros en cuanto los pueblos se adueñan de su destino. Para los descreídos, los desanimados, los que pierden la fe, les trasmito una certeza. La absoluta convicción de la segura derrota de esas ideas, de esas felonías, de esa maldad. La historia tiene un solo final. La victoria es nuestra.
Porque esta DIOS CON NOSOTROS.
Gentileza de Agencia de Noticias Nacionales HISPANOAMERICA (http://agenciahispanoamerica.org/)

martes, 24 de noviembre de 2009

Greenpeace

Greenpeace miente al servicio de la corona
Ataques al desarrollo nuclear y al desarrollo carbonífero argentinos
Nada nuevo que Greenpeace se dedique a mentir y tergiversar en sus distintas, costosas y estruendosas campañas mediáticas. Ahora sus más virulentos ataques se centran en difamar la actividad nuclear argentina -la cual es un verdadero orgullo para todos los argentinos de bien-, y en oponerse al montaje de la central termoeléctrica a carbón que se está concretando en Río Turbio, allá al pie de la Cordillera de Los Andes y junto a la desolada frontera chilena. Analicemos para desentrañar las tramoyas y engaños -por cierto el modus operandi- de los “greenpicianos” y otras transnacionales de la ecolatría.

La actividad nuclear está resurgiendo con mucha fuerza en todo el mundo, y prueba de ello son las numerosas usinas nucleares en construcción en diversos países que dominan esta avanzada tecnología, dentro de los cuales Argentina está en el “top ten” (entre los 10 países más avanzados tecnológicamente en el campo científico nuclear), y por cierto no en el último de lugar de esos 10. Una breve e incompleta lista de países que están construyendo centrales nucleares incluye a Finlandia (tiene en construcción la más grande), Rusia, China, India, Brasil, EEUU, Francia, y por supuesto Argentina. Por otra parte, pese al corrosivo accionar de “los verdolagas” (los ecólatras), Italia, España, Suecia y Alemania están reconsiderando seriamente volver a construir grandes centrales nucleares, por la nociva dependencia que padecen respecto al gas natural importado, dependencia que por cierto los “espejitos de colores” de las energías solar, eólica y otras (promocionadas hasta el absurdo paroxismo por los fundamentalistas de la ecología) no pueden solucionar.
Pero volvamos al meollo del tema. Como -afortunadamente- Greenpeace, World Wild Found con su filial “argentina” Vida Silvestre y otros activistas ultras del “ecologismo talibán” no p
udieron paralizar la construcción de Atucha II, ahora apuntan su artillería difamatoria y falaz, con el objetivo de impedir la concreción de Atucha III y las imprescindibles tareas de repotenciación-extensión de la vida útil de Embalse. Además sin duda esos falsos “ambientalistas” quieren impedir los avances del proyecto CAREM, una central nuclear modular de diseño totalmente nacional -y por cierto muy avanzado-, que Argentina producirá en serie, tanto para el ávido mercado local como para exportación. La importancia de todo este amplio plan nuclear en marcha es múltiple. En lo concerniente a la generación eléctrica, triplicará largamente la producción de electricidad proveniente de nuestras usinas nucleares, en el breve lapso de 7 a 8 años. Consecuentemente, será un valioso aporte para solucionar la tremenda crisis energética en la que nos sumieron décadas de políticas económicas neoliberales (desde 1976 a 2001), contra la cual los “talibanes de la ecología” jamás protestaron; ¿cómo lo iban a hacer si son parte activa de los promotores de la disolución nacional?
Por supuesto que la enorme masa de energía nuclear adicional, ahorrará cuantiosas cantidades de petróleo y gas natural, que de otra forma se quemaría en nuevas centrales termoeléctricas, produciendo -estas usinas en base a petróleo y gas, que por otra parte no tenemos- enormes cantidades de gases, líquidos y residuos sólidos altamente contaminantes. ¡Pero los ecólatras jamás protestan en estos pagos c
ontra las usinas en base a petróleo y gas! ¿Parece un contrasentido? ¡NO! Greenpeace, Vida Silvestre y similares no pueden ni quieren oponerse a sus “patrones”, las grandes petroleras anglosajonas (de Gran Bretaña y EEUU), que son sus promotores y “espónsores”. ¡Como se ve, más que “ecologistas” son verdaderos fariseos del fundamentalismo ecologista!
Pero Greenpeace va más lejos aún, tiene la osadía de difamar acerca del valiosísimo accionar de todo el Sector Nuclear Argentino, liderado por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA). Lamentablemente el argentino medio desconoce la vastedad, profundidad y enorme importancia social, económica y estratégica de los Entes Nucleares Argentinos. No sólo su accionar es insustituible para la producción de insumos para tratamientos oncológicos (irradiación de tumores cancerosos), sino también para otros estudios médicos no invasivos. También realiza estudios de resistencia de materiales y otros trabajos de investigaciones, con directa aplicación en la Industria Argentina. Por cierto, se domina y produce todo el proceso de fabricación de combustibles nucleares y del agua pesada, además de prospecciones mineras para la extracción de uranio. Se diseñan y fabrican rea
ctores nucleares para fines pacíficos (medicinales y de investigación). Su campo tecnológico se extiende además a otras áreas de la ciencia avanzada, por intermedio de la empresa asociada INVAP (una estatal rionegrina que nació al amparo de la CNEA), la cual no sólo produce reactores nucleares. También diseña y fabrica satélites, radares, usinas eólicas y otros productos tecnológicos a medida de los requerimientos nacionales.
¡Y no solo se abastece al mercado interno, también se exporta! Hasta le ganamos licitaciones internacionales a empresas estatales del Primer Mundo! Así se entiende la “furia” de Greenpeace contra el Sector Nuclear Argentino, aguijoneada por sus “patrones” británicos. Los ataques contra la central eléctrica a carbón que se está montando en Río Turbio -Santa Cruz- tienen de última similares patrones de motivaciones por parte de Greenpeace. Miente esa transnacional del talibanismo ecologista,
al afirmar que esa usina “provocará los derretimientos de los glaciares”. Eso es un absurdo, que solo pueden creer incautos, gentes muy mal informadas, o los “negacionistas psicológicos” que solo repiten el libreto que les inculcaron, previo lavaje de cerebro, tal como sucede con los “perejiles” del violento activismo ultra ecologista.
En las vastedades patagónicas, los gases que emitirá esa nueva usina, serán como una gota de agua en el desierto, totalmente irrelevantes. Pero en cambio será significativo el aporte de esa nueva usina, tanto para proveer una fuente genuina de trabajo en nuestro deshabitado extremo sur continental argentino, para utilizar un insumo local y nacional a muy bajo costo (casi al pie de la mina); y sobre todo contribuirá a ahorrar petróleo y gas natural, que es lo que molesta a los “esponsoreadores” anglosajones de Greenpeace.
Por si a algunos incautos o inocentes les quedara alguna duda, es bueno recordar que esa transnacional de la ecología, de orientación ultra que bien puede catalogarse como incluida en la ecolatría (idolatrización de la ecología), es vox populi entre estudiosos en la materia que en los hechos opera como un apéndice al servicio del British Council (operado desde el riñón del poder británico, y apoyado por el Servicio Exterior, British of Foreing Relations y Embajadas) y del MI6 (el Servicio Secreto Británico), y su fuente principal de financiación proviene de la petrolera anglo holandesa Shell.
Su creación fue consecuencia del montaje del Club de Roma, institución operada desde los mega poderes financieros del G 7 (Grupo de los Siete, o sea EEUU, Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Italia y Japón); institución de muy bajo perfil desde la cual se operó para crear el movimiento ecologista transnacional, de neto corte fundamentalista, que de hecho opera como una neoreligión pagana; cuyo objetivo es inducir al subdesarrollo crónico, borrando a su vez todo vestigio de Sentimiento Nacional en sus huestes de militantes fanatizados. Bajo la pantalla de la supuesta preocupación por “el medio ambiente”, el Club de Roma y sus acólitos en realidad trabajan para impedir que “el resto de las naciones” (o sea las no desarrolladas) puedan salir del estadio del subdesarrollo crónico. En los hechos el Club de Roma “dicta letra” acerca de los dogmas ultraecologistas que se retransmiten a escala planetaria mediante los medios de comunicación pseudo culturales y otros manejados desde el G 7 (Grupo de los 7), los que operan según el “pensamiento políticamente correcto”, y mercenarios varios. ¿Cuándo tronará el escarmiento contra estos apátridas que actúan para disolver Nuestra Patria Argentina, y las Patrias Hermanas de Latinoamérica? No fue casual que la Rusia de Putin expulsó a más de 100 ONGs “ecologistas y de derechos humanos”, con sólidas acusaciones de espionaje y acciones disolventes contra el Estado Nacional.

Autor: Carlos Andrés Ortiz
Publicado por el sitio CorrienteOpina el 23/11/2009 (http://www.corrientesopina.com.ar)

viernes, 20 de noviembre de 2009

La Mentira de la Democracia

La Mentira de la Democracia
Cuando la dictadura argentina habla de la "democracia" no podemos menos que sonreírnos. Es que ellos siguen la misma escuela de su metrópoli que viene hablando de lo mismo y alabando sus virtudes con tal de que no se cumplan, sino en medida de sus conveniencias. Con la "libertad" y la "democracia" ocurre lo que con la generosidad: que muchos quieren que los demás la practiquen, a fin de hacer más provechoso su egoísmo. Si un gobernante, elegido por su Pueblo, hace lo que su Pueblo quiere y en ese concepto lucha por la justicia social, la independencia económica y la soberanía de su Patria, se le declara "dictador" y su gobierno "totalitario". Si un militar, traicionando la fe jurada a la Nación, usurpa el poder constitucional mediante la traición de la fuerza, tiraniza al pueblo, atropella la Constitución Nacional y suprime todas las garantías ciudadanas pero sirve a los intereses foráneos en perjuicio de su Pueblo, se le considera "democrático" y servidor de la "libertad". El caso argentino es suficientemente elocuente, para que sigamos comentando aberraciones. Así como se ha formado una legión de servidores de la falsedad y de los intereses inconfesables, se trata de formar países dóciles a los manejos por control remoto, mediante calificativos utilizados sin medida por la propaganda interesada. En un tiempo fueron las palabras "nazi-fascista" , que detuvieron a muchos indecisos, luego se utilizaron los vocablos "comunista" o "totalitario" para estigmatizar lo que no era agradable a los mencionados intereses. En último análisis, llegamos a la conclusión de que sólo son "democráticos" los que obedecen las insinuaciones, algunas veces sutiles, o los que ceden a las presiones aunque sean groseras. La "Democracia Moderna", como en los tiempos de la Demos griega, ha pasado a ser una forma "tabú" de calificar países y gobernantes a piacere pero no con el idealismo ático, sino con cartaginesa intención. A ambos lados de las cortinas todos hablan de democracia, pero pocos la practican en beneficio de los pueblos, que se sienten cada día más defraudados por los declamadores de una felicidad cada día más lejana e inalcanzable. Es que los intereses internacionales no se ocupan de ideologías o de formas institucionales más o menos importantes, sino de realidades. Es que también, la "democracia" ha sido influenciada por la era de la hipocresía que vivimos. No interesa ser democrático sino parecerlo. Para ello hay que transar con procedimientos repugnantes, a fin de obtener un "navicert" que inmunice de la acusación. Si se lo consigue, todos los días la United Press cursará despachos, las más de las veces inventados, donde en una forma u otra, venga bien o venga mal, se dirá la palabra "democrático". Así, de la misma manera que la gente se decide por un dentífrico o una pomada, termina por aceptar que Aramburu es un demócrata y que defiende la libertad, aunque estoy seguro de que él ni siquiera sabe lo que es la democracia. No es que yo crea en las virtudes infalibles de la democracia, ni que me sume a los tontos que creen que una palabra puede salvar al mundo, pero sí creo que es realmente indigno que sigamos tratando de engañarnos a nosotros mismos, con una simulación que amenaza con podrirlo todo. Por eso sostengo que hay que luchar por alguna verdad en que creer, antes que la falsedad lo invada todo y leguemos a las juventudes que han de juzgarnos y reemplazarnos algún día, algo que sea digno y verdadero, para que haya, por lo menos, una razón para recordarnos. Hay que hacer la felicidad del Pueblo, en tanto se realiza la grandeza de la Patria, sin incidir en la desgracia ajena. Por ello hay que hacer lo que el Pueblo quiere y no defender otro interés que el del Pueblo. Las interdependencias terminan en las fronteras, donde comienza el derecho de cada país de realizar su justicia, afirmar su independencia y ejercer su soberanía. El propio derecho debe terminar donde comienza el de los demás, tanto en lo interno, como en lo internacional. La riqueza se explica y se justifica sólo si se la utiliza en razón social. La política realiza el equilibrio del derecho del individuo con el de la comunidad. Nadie puede realizarse en una comunidad que no se realiza. Si se cumplen los principios fundamentales ¿qué puede interesarnos que se le llame o no democracia? Siempre la realidad superará a la ficción. Mejor que decir es hacer, porque lo sublime de las virtudes no está en su enunciado sino en su ejecución. La escuela de la simulación, que tantos adeptos tiene en nuestros tiempos, es la preparación del desastre. Mientras no exista y se practique una verdadera democracia será inútil que una legión de mentirosos se empeñe en declamarla para engañar al mundo.
General Juan Domingo Perón - "Los Vendepatria"

jueves, 19 de noviembre de 2009

Nacionalismo y Peronismo

Nacionalismo y Peronismo
Nuestro vinculo con el Peronismo pareciera transitar por el camino de la no-reciprocidad. Con esto queremos manifestar nuestro mas profundo respeto hacia una de las figuras mas importantes que la Política ha dado en el siglo XX, no solo a la Argentina sino al mundo entero: el general Juan Domingo Peron, el conductor popular y nacional que trasciende los tiempos y las personas. Y junto al Lider, la figura inmortal de Evita, esa llama eterna que arde en todo corazon bien argentino. A pesar de no encontrar en muchas ocasiones una justa reciprocidad hacia nuestra Causa por parte del Peronismo, dejamos en claro nuestro reconocimiento y admiración hacia ambas figuras de nuestra historia nacional, a las que siempre defenderemos como auténticos baluartes de nuestra nacionalidad.
Siendo Nacionalistas, expresamos claramente que nuestra mente no está ocupada en ningún otro pais ni en ninguna otra epoca que no sea en la Argentina del siglo XXI. No nos confundimos al respecto. Sabemos muy bien que nuestros fundamentos doctrinales son inalterables, por mas que algunos quieran "reciclarla" en terminos tersgiversantes, que cada tiempo y lugar hacen a su constante, incesante y sana adaptacion para permitirnos comprender y trabajar sobre la realidad que nos toca vivir. Ningun punto de nuestro Pensamiento se vera restringido por realidades ajenas a las que dieron origen a la misma. Pero tampoco se vera afectada por la pusilanimidad intelectual de aquellos que ademas de no conocerla, la enfrentan por temores inconfesables. La aplicacion de estas ideas dependera entonces, del conocimiento y sabiduria con que sepamos trabajar, porque consideramos que el pensamiento nacionalista brinda a nuestro Pueblo las respuestas y soluciones que esta putrida partidocracia democratista le niega permanentemente.
En funcion a nuestro trabajo y militancia, al profundo estudio doctrinal, a la dinamica de nuestra accion politica cotidiana, es que en muchas ocasiones nos encontramos trabajando codo a codo con aquellos argentinos con afinidades ideologicas, entre los cuales se encuentran muchos Peronistas que respetan y siguen la linea directriz del general Peron. Con ellos siempre trabajaremos, en el mutuo respeto, sin esperar nada de nadie, solo en la conviccion de que estaremos luchando mancomunadamente con compatriotas que comparten anhelos y sueños como los nuestros. Pero jamas reconoceremos en esta calidad de militancia a todos aquellos que han alimentado durante 26 años de democratismo demoledor, a la corrupta partidocracia "pejotista", a un partido copado por aquellas fuerzas sinarquicas que Peron denunciara en "La Hora de los Pueblos". No forman parte de nuestra comunidad de afinidades ideologicas aquellos que diciendo ser peronistas, no solo son autores y/o complices de la derrota nacional, saqueando al Pueblo y humillando a la Nacion ante el mundo entero, sino que ademas -por sus conspicuas pertenencias de Logia- nos combaten ferozmente en nombre de la democracia y los derechos humanos.El Camarada Jacques De Mahieu ha sido un estrecho colaborador del general Perón y Evita, entendiendo que cada Pueblo tiene su propia idiosincrasia y una historia particular, que hacen al pensamiento y la dinámica precisos para llevar a cabo la magna tarea de la Liberación Nacional. Y fue uno de los pilares fundamentales en el sostenimiento de la auténtica doctrina peronista, que la infiltración sinárquica -como el montonerismo de los '70, la renovación de los '80, el menemismo de los '90 y el progresismo presente- se encarga permanentemente de destruir. Porque en sus orígenes, el pútrido manantial de donde nacen estas corrientes adulteradoras, se encuentra el eterno odio a Perón y al Nacionalismo. Por otro lado, cabe aclarar que la incomprensión de algunos camaradas, hacen que el vínculo con el peronismo se vea distorsionado, con estériles discusiones sólo aprovechables por enemigos comunes. Así como no es necesario la pertenencia a la religión oficial del Estado para ser Nacionalista, tampoco es imprescindible que sea Peronista. Pero lo que resulta poco comprensible, es que algunos camaradas nacionalistas guarden un visceral rechazo cuasigorila hacia el Peronismo, siendo que el movimiento creado por Perón es en Argentina el que mayor afinidad ideológica guarda con el pensamiento Nacionalista.
No esperamos nada de nadie como dijimos anteriormente. Ni silbidos ni aplausos detendran o aceleraran nuestra marcha. Solo la Paz interior que domina nuestras almas sera el aliado mas importante para el Combate exterior que debemos librar. La ignorancia y la mala fe de muchos que se dicen peronistas, contrasta notablemente con los ideales del gran conductor de masas. Entonces nada bueno podemos esperar de aquellos que viven hundiendo a la Argentina en la miseria y la desesperacion, el atraso y la dependencia. Que viven bamboleándose entre la izquierda y la derecha internalizadas en el peronismo, olvidándose del núcleo central nacionalista. Que pretenden posicionarse en el "gran centro", queriendo de este modo demostrar un falso equilibrio entre los extremos ideológicos. Como gente de diálogo y respeto, lo mínimo que se puede esperar es una equilibrada reciprocidad.

Contra la Usura y la Subversion.
Por el Bienestar del Pueblo y la Grandeza de la Patria.
Agrupacion QueNoQuedeNinguno

Día de la Soberanía

DIA DE LA SOBERANIA
1845 - 20 de Noviembre - 2009
Combate en la Vuelta de Obligado
Gral. Lucio Mansilla

¡PATRIA SÍ, COLONIA NO!

Diario Ana Frank

El Diario de Ana Frank-Enstein
El gobierno porteño de Mauricio Macri entrega a todos los alumnos de 7mo. grado de las escuelas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el libro llamado "Diario de Ana Frank", con el objeto -señalado por su ministro de educación Mariano Narodowski- de que "aprendan de la memoria", y ademas poder "instalar el debate sobre los crimenes del Holocausto". Medida acompañada por diversos sectores del quehacer religioso, tanto islámico como católico. Y se ha instalado como texto de enseñanza obligatoria dentro del ambito docente porteño. Sabido es que esta novela fue redactada con birome, segun los estudios realizados sobre el texto original que supuestamente habria escrito la niña Ana Frank entre el 12 de junio de 1942 y el 1º de agosto de 1944, cuando permaneció oculta con su familia y otros judíos en unos almacenes de Amsterdam durante la ocupación alemana de Holanda. Importante recordar que la "Birome", es un elemento de escritura inventado recien en 1947, pues hasta entonces se escribia con lapiceras alimentadas con cartuchos de tinta. Aun asi, la impostura mundial del judaismo ha hecho de semejante libro una obra cuasisagrada que nadie debe cuestionar, como hace el presidente Ahmadineyad con el Holocausto. Resulta curioso que un libro que se refiere a hechos que habrian ocurrido hace mas de 60 años en otro pais, se imponga con caracter obligatorio sobre los niños que estudian en las escuelas porteñas. Nadie en el ambito politico local cuestiono la medida, a sabiendas de lo que ocurriria si se opusieran a la misma. Pero los mismos sectores que aplauden esta arbitraria medida del democratismo macrista, son los que viven horrorizados al recordar como el gobierno del general Perón habia establecido la lectura del libro "La Razon de mi Vida" escrito por Evita. Aun siguen rasgandose las vestiduras por considerar la medida del gobierno peronista como "autoritaria" y contraria a la libertad de pensamiento. Defenestran constantemente la obra de Eva Peron, y al mismo tiempo aplauden la imposicion de la novela de Ana Frank. A todo esto nos preguntamos, ¿y los peronistas, que dicen a todo esto? ¿Alguien tendra la suficiente entereza y dignidad como para decir algo al respecto, o sera que la infiltracion sinarquica ha imposibilitado toda sana reaccion dentro del movimiento peronista? Como Nacionalistas Argentinos repudiamos la impostura judaica contra los niños que estudian en Buenos Aires, destacando el contenido autenticamente nacional de la enseñanza peronista de aquellos años, que el democratismo sinaquico vive condenando. Seguramente habra compatriotas que entiendan que no se puede vivir a gusto de los poderes triunfantes en Yalta, en contraposicion a los verdaderos intereses de la Patria. Nuestros chicos no deben soportar semejante lavado de cerebro a manos de serviles que se jactan de un supuesto "intelectualismo humanista". Obligarlo desde temprana edad a creer en esas mentiras es algo verdaderamente funesto que todos deberiamos repudiar. Hasta ahora no hemos escuchado nada.

A continuación presentamos un interesante trabajo llevado a cabo por el patriota español PEDRO VARELA, quien con rigor cientifico, audacia intelectual y coraje político, demostró en qué consiste esta falsedad literaria.

EL CASO DE ANA FRANK
“El mito, ¿o tendríamos que decir el timo de Anne Frank?, es probablemente ambas cosas a la vez, a raiz de las investigaciones que hemos podido resumir al respecto. Conocida en el mundo entero por su famoso Diario, Anne Frank es sin duda la “víctima del Holocausto” más celebrada. En lo que se refiere a su impacto en el público — afirma el “caza nazis” judío Simon Wiesenthal –, el Diario de Anne Frank es “más importante que los juicios de Nuremberg” (The Washington Post, 1 de Abril de 1979, pág. H3) (1).
Organizaciones de influencia y la mayoría de los medios de comunicación occidentales, promueven un culto casi religioso por Anne Frank. El mensual británico History Today (edición de Marzo de 1995), afirma que “El impacto del “Diario” ha sido inmenso, especialmente en las jóvenes generaciones, niños de colegio, adolescentes y estudiantes. En Alemania desarrollaron una especie de culto a Anne Frank en los años cincuenta similar a los movimientos despertados por Santa Teresa y Santa Bernadette. En 1957, la emoción de masas fue canalizada en un peregrinar de dos mil jóvenes, desde H
amburg a Bergen-Belsen, incluso lloviendo, durante la ceremonia en la que se depositaron flores en las fosas comunes, en una de las cuales fue enterrada Anne Frank” (2). Pero lo cierto es que el caso de Anne Frank no es diferente al de muchos otros judíos sujetos a la política de medidas antisemitas en tiempo de guerra llevadas a cabo por las potencias del Eje, no en menor medida justificada por la declaración de guerra que la nación judía realizó contra Alemania ya en 1933, es decir seis años antes de iniciarse el conflicto bélico (3). Como parte del programa de evacuación de los judíos de Europa occidental, la niña de 14 años y otros miembros de su familia fueron trasladados por tren de Holanda al campo de trabajo de Auschwitz-Birkenau (actualmente en el sur de Polonia). Varias semanas más tarde, ante el avance del ejército soviético — junto a otros muchos deportados judíos — fue evacuada en ferrocarril de Auschwitz más de 400 kms. dirección occidente, al campo de Bergen-Belsen en Alemania del Norte. Fue allí donde junto a otros compañeros del campo, Anne cayó enferma de tifus, enfermedad de la que murió a mediados de Marzo de 1945. No fue ejecutada ni asesinada. Anne Frank pereció — al igual que millones de no judíos en Europa durante los meses finales del conflicto –, como otra víctima indirecta de la guerra más devastadora. Su padre, Otto Frank, cayó igualmente enfermo de tifus y fue transferido por los alemanes a la enfermería del campo de Auschwitz, donde se recuperó. Finalmente formó parte de los miles de judíos que débiles o enfermos quedaron allí al abandonar los alemanes el campo, cuando en Enero de 1945 los soviéticos arrollaron el mismo. Otto Frank murió en Suiza en Agosto de 1980. Pero si la política alemana hubiera sido realmente la de asesinar a Anne Frank y a su padre, nunca hubieran sobrevivido a Auschwitz. Su caso, todo lo trágico que se pueda considerar, no merece ser falseado por intereses políticos y económicos. La pretensión de la así misma autotitulada “Plataforma pro Calle Anne Frank”, “proponiendo para esta calle — Séneca — el nuevo nombre de Calle Anne Frank, con una breve anotación que remarque su condición de símbolo de las víctimas del Holocausto” no se tiene en pie, como veremos. La primera víctima de la guerra fue la verdad, cuya tergiversación era utilizada como arma de guerra psicológica. “No sé cuánto tiempo más podremos mantener que los alemanes están matando judíos en cámaras de gas. Es una mentira grotesca, como la de que los alemanes en la I Guerra Mundial fabricaban mantequilla con los cadáveres de sus enemigos”… “Se trata de una mentira que puede poner en peligro nuestra propaganda”. Esta fue la respuesta del jefe de la propaganda británica a Winston Churchill, desaconsejándole firmar dicha acusación contra Alemania, propuesta por el P.W.E. (Political Warfare Executive), departamento inglés responsable de la “guerra psicológica”. La idea fue recogida inicialmente según los rumores propagados por polacos y judíos en agosto de 1942. “El “Foreign Office” enseguida se dió cuenta de que se trataba de una mentira, pues los polacos y los judíos siempre estaban mintiendo para predisponer a Inglaterra contra Alemania” (4). No obstante el P.W.E. decidió utilizar y ampliar estas historias como base en la guerra propagandística contra los alemanes. Es dentro de este contexto de “guerra psicológica” y de “propaganda de atrocidades” en el que hay que enmarcar la historia de Anne Frank. Pero no únicamente. Como bien indica Felderer (5) en su momento no sólo ha servido para denigrar a Hitler y la Alemania nacionalsocialista, también se ha demostrado útil a la causa de los israelíes en Medio Oriente, otorgándoles la sensación de que sus pretensiones sobre Palestina eran legítimas. Anne era el símbolo de los niños judíos perseguidos. Harwood añade que con esta y otras historias similares, se ha pretendido acobardar todo nacionalismo (6), a partir de ese momento siempre sospechoso de criminal, en favor de un internacionalismo útil a las pretensiones de la Alta Finanza de un gobierno mundial.
¿QUIEN FUE EL AUTOR DEL “DIARIO”?
Pero, ¿quién escribió el Diario de Anne Frank?
Se dice que “inicialmente, la publicación del Diario fue rechazada por numerosos editores” (7). Desde 1952, en que fue editado por vez primera en París — la primera edición holandesa apareció en el verano de 1947 (8) –, se han hecho más de cincuenta ediciones en todos los idiomas importantes, contabilizando hasta la fecha más de 25 millones de ejemplares vendidos (9), muchos de ellos a la fuerza (10), amén de una hollywoodense película de gran éxito, obras de teatro y numerosas adaptaciones transmitidas por radio y televisión. Pretende ser el verdadero diario íntimo de una niña judía de Amsterdam, de 12 años de edad, escrito durante la ocupación alemana, mientras permanecía escondida con su familia en los fondos de una casa; posteriormente fueron arrestados (4 de Agosto de 1944) y trasladados a campos de concentración, donde Anne Frank falleció a los 14 años de edad, en Marzo de 1945, víctima de una epidemia de tifus que se extendió en la zona (11). Señalemos aquí que la detención de los Frank la llevó a cabo la policía holandesa (Policía Verde) y que Anne fue trasladada primeramente al campo de tránsito para deportados judíos de Westerbork (Holanda), posteriormente, el 2 de Septiembre de 1944, al campo de trabajo de Auschwitz-Birkenau y en Diciembre del mismo año a Bergen-Belsen (12), donde el fin de la guerra y el caos inherente producido por los bombardeos aliados sobre ciudades y los medios de comunicación y avituallamiento llevarían al hambre y el tifus. Es decir que fue paseada por toda Europa. Uno se pregunta si no suponía todo esto un esfuerzo por perder la guerra, puesto que en un momento de máxima necesidad, los alemanes se dedicaban a trasladar a los presos de naciones enemigas de campo en campo, con el consiguiente consumo del escaso combustible que hacía falta en el frente y utilización de numerosos trenes útiles en otros menesteres. Y si la intención de los alemanes era “exterminar” a la población judía, tampoco se comprende que Anne pasara tres meses en Auschwitz sin ser “gaseada” para ser trasladada a Bergen-Belsen, que en ningún caso era un campo de exterminio (según el Institut für Zeitgeschichte de Munich, instituición paraoficial del gobierno alemán, ni en Bergen-Belsen ni en todo el antiguo territorio del Reich existieron cámaras de gas para el exterminio de seres humanos) (13). Añadamos que el padre, Otto Frank, fue hospitalizado en Auschwitz para ser curado de sus dolencias (14). Resulta en cualquier caso sorprendente este interés de los alemanes para que los teóricamente destinados a la cámara de gas entraran en ella gozando de salud. Según Otto Frank, el “Diario” fue encontrado por casualidad, por él mismo, escondido en una cavidad que, casualmente, se hallaba entre la viga y el techo del lugar donde habían estado recluídos, antes de caer en poder de los alemanes. Ese encuentro fortuito ocurrió, según Otto Frank, bastante después de finalizada la guerra, en 1952 (15), si bien esta fecha no coincide con la de publicación de las primeras ediciones (1947) (16). Para Wolfgang Benz (44) el diario fue hallado por Miep Gies, una vecina de los Frank en las Prinsengracht 263 de Amsterdam, el mismo 4. 8. 44, día de la detención. Se dice que Anne Frank escribió su diario a escondidas. Así lo afirma en su prólogo George Stevens, quien afirma no sólo que el diario era pequeño, sino también “que del pequeño diario sólo Anne tenía conocimiento” (17). Aquí surge un problema, ¿cómo es que un libro que, según las ediciones, tiene unas 230, 240 ó 290 páginas, puede ser incluído en un diario pequeño que podía ser escondido detrás de unas libretas de apuntes del colegio? A pesar de hallarse en un desván relativamente pequeño, ninguno de los acompañantes la vió escribir (18), lo cual no deja de ser dificil, teniendo en cuenta que se trataba de un escrito voluminoso. Otros autores no coinciden sobre este punto (19). Según el historiador catalán J. Bochaca, que una niña de doce años escriba, en la segunda página de su diario, un ensayo filosófico sobre las razones ontológicas que la impulsan a hacerlo; así como que una niña de tan corta edad sea capaz de redactar una historia de la familia Frank, sin notas a la vista; que confinada en una buhardilla esté al corriente de la legislación y las medidas antisemitas de los “nazis”, incluyendo fechas, números de decretos y nombres propios; supone un caso impar en la historia de la literatura universal (20). El mismo autor hace notar que las ediciones inglesa y alemana del “Diario” difieren tan fundamentalmente, que las diferencias no pueden ser atribuídas, racionalmente, a criterios de traductor. “La verdad sobre el diario de Anne Frank fue revelada, inicialmente, por la publicación sueca “Fria Ord”, en 1959, en una serie de artículos diarios aparecidos en marzo. En abril de aquel mismo año, la revista americana Economic Council Letter (15 de Abril de 1959) resumió los artículos de su colega sueco, con la siguiente gacetilla: “La historia nos proporciona muchos ejemplos de mitos que tienen una vida más rica y más larga que la verdad, y que, sin duda, pueden llegar a ser más efectivos que la verdad” (21). Nuestras dudas aumentan cuando leemos en el New York Times del 2 de Octobre de 1955, que en el diario de Anne Frank “sólo figuraban aproximadamente 150 inscripciones” donde se consignaban “cronológicamente las sensaciones e impresiones de una adolescente” (“mamita me trata a veces como un bebé, lo que no puedo soportar”) y “adicionalmente muy pocas que no podrían considerarse como pertenecientes a esa categoría” (“temo mucho que nos descubran y que seamos fusilados”) (22). No obstante ello, continúa Richard Harwood, el “Diario” publicado consta de 293 páginas y su texto no concuerda con la relación, que acabamos de citar, entre numerosas inscripciones propias de una adolescente y “muy pocas” de mayor o menor referencia política. De hecho, no sólo las observaciones de carácter político del diario, sino su contenido general y su estilo, presuponen un conocimiento de interrelaciones históricas, juicio y arte de la expresión poco comunes incluso entre adultos. La edición “original” del Diario nunca fue publicada, puesto que el padre, Otto Frank, decidió expurgar el mismo de fragmentos escabrosos de una adolescente o de críticas a la madre de Anne. Más tarde este debió admitir que además de la escritora judía Anneliese Schütz e Isa Cauven”para colmar algunas lagunas en el diario debió requerir los servicios del periodista holandés Albert Cauven” (23). Incluso el poco sospechoso semanario Der Spiegel, instrumento principal en la “reeducación” del pueblo alemán, debía admitir que “el “Diario” en su conjunto no es auténtico”. Para el Spiegel queda claro que “aquello que ha hecho emocionar al mundo, no proviene enteramente de la mano de Anne Frank. En la edición el “Diario” ha sido transformado por numerosas manipulaciones…” (24). La investigación oficial llevada a cabo por la Dra. Hübner deduce que el “Diario” publicado está compuesto de 177 capítulos (cartas), que proceden de cuatro diferentes fuentes: 4 del Diario, 5 de un libro de relatos, 69 de dos diarios, que la Dra. Hübner define como primera elaboración del Diario, 99 procedentes de hojas sueltas, que la investigadora define como segunda elaboración del Diario.
JUICIO ESCLARECEDOR
Mayores sospechas nos asaltan, lógicamente, al estudiar el pleito en que se enzarzaron el conocido escritor judío norteamericano Meyer Levin y el padre de Anne Frank. El juicio transcurrió entre 1956 y 1958 ante el County Court House de la ciudad de Nueva York, obteniendo el demandante Meyer Levin un fallo a su favor que condenaba a Otto Frank a abonarle una indemnización de 50.000 dólares de la época por “fraude, violación de contrato y uso ilícito de ideas”; el pleito, que se arregló privadamente después de la sentencia por obvio mútuo interés, versaba sobre la “dramatización escenográfica” y venta del “Diario”. El juez, así mismo judío, era Samuel L. Coleman, quien dictó sentencia en el sentido de que Otto Frank debía pagar a Meyer Levin “por su trabajo en el diario de Anne Frank” (25). Para cualquier interesado, todo lo referente al caso Levin-Frank está archivado en la Oficina del Condado de Nueva York (N. Y. County Clerk’s Office) con el número 2241-1956 y también en el New York Supplement II, Serie 170, y 5 II Serie 181 (26). Así pues, la sentencia del juez — y juez judío — en el sentido de que el autor del Diario es Meyer Levin y no la niña, existe (27). Lo que interesa hacer notar es que de la lectura de la numerosa correspondencia privada de Otto Frank y de Meyer Levin que fue aportada al juicio como prueba de las partes, surge la grave presunción “juris tantum” de que el “Diario” “es substancialmente una falsificación” (28), y que el autor material de esa falsificación fue el igualmente judío Meyer Levin. Levin, en legítima defensa de sus derechos de autor, además de demandar al Sr. Frank por cuatro o cinco millones de dólares por su labor de parafrasear el manuscrito “para el fin que tenía que cumplir…”, pleiteó igualmente contra el productor de cine Kiermit Bloombarden, pues en la película — del mismo título que la obra — aparecen también escenas escritas por él y que no estaban contenidas en el Diario original (29). Meyer Levin había sido corresponsal en España durante la guerra civil de 1936 a 1939 y más tarde enviado de la Agencia Telegráfica Judía durante los enfrentamientos con los palestinos entre 1945 y 1946. La Enciclopaedia Judaica le reconoce como “el primer escritor en poner en escena el Diario de Anne Frank (1952)” (Vol. 11, pág. 109) (30).
UN BOLIGRAFO PREMATURO
Pero no acaba aquí todo, y nuestra duda se convierte en decepción cuando descubrimos, como lo ha hecho el historiador británico David Irving tras su investigación (31), que en el “Diario” de Anne Frank había tinta de bolígrafo. Así lo determinaron unos expertos que acudieron expresamente a Suiza para comprobar el manuscrito original en posesión de Otto Frank. Según estos, parte de los diarios habían sido escritos con bolígrafo — inventado en 1949 y cuya aparición en el mercado data como temprano de 1951 — algo imposible al haber fallecido Anne Frank de tifus (32) en 1945. Dos ciudadanos alemanes, Edgar Geiss y Ernst Roemer, pusieron públicamente en duda, una vez más, la autenticidad del famoso “Diario”. Ante ello el Tribunal del Distrito de Hamburgo encargó a la Oficina Federal Criminal Alemana (BKA) un examen de los textos para determinar científicamente si la escritura de éstos se había llevado a cabo durante los años 1941 a 1944, basándose en los análisis del papel y la escritura del manuscrito original. Este análisis químico-técnico fué llevado a cabo en abril de 1981, bajo la dirección del Doctor Werner (33). A pesar de su publicación, la ley del silencio de los “mass-media” intentó dar la menor publicidad posible a los resultados de los análisis. Sí lo hizo el New York Post del 9 de Octubre de 1980 mencionando el hecho. Según este análisis, las correcciones, comentarios y añadidos en las hojas de parte del manuscrito fueron hechas en tinta azul, negra, roja, a lápiz y en BOLIGRAFO de tinta negra, verde y azul. Como comentarios y texto principal son de una misma mano, recordémoslo, el libro fue escrito por alguien después de la guerra o cuando menos lo finalizó pasada la contienda. El original consta de tres libretas encuadernadas y 324 páginas sueltas (34).
DIFERENCIAS EN LA ESCRITURA
Un calígrafo pudo comprobar, además, que todo había sido escrito por la misma mano y que, por tanto, no podía ser la de Anne Frank. Se trata de Minna Becker, períto calígrafo judía, quien afirmó ante el juez, repetidamente, que toda la escritura del diario pertenece a una misma mano (35). Para dilapidar este tema sólo ha hecho falta acceder a las cartas auténticas que Anne Frank escribió de niña a unas amigas, publicadas en los Estados Unidos; la letra de estas cartas sí tiene el aspecto normal de una niña de 10 ó 12 años, lo que no es el caso del “manuscrito original”, que nos revelan a un autor de mayor edad. Las cartas fueron adquiridas por el “Instituto Simon Wiesenthal” y, siempre según David Irving, sí son auténticas, no así el diario (36). Bochaca confirma asímismo, como han hecho posteriormente otros autores, refiriéndose a Paul Rassinier, que la escritura que se afirma es la de Anne Frank, reproducida en el libro Spur eines Kindes, de Ernst Schnabel, difiere totalmente de la escritura de Anne Frank en el manuscrito original. El Profesor Faurisson, de la Universidad de Lyon, cuya especialidad es la crítica de textos y documentos, y que mantuvo varias conversaciones personales con el padre de Anne Frank, insiste en este tema otorgándole el peso suficiente para llevar al escepticismo sobre el “Diario” de Anne Frank. Su primer trabajo sobre el caso fue publicado en francés en 1980. Una traducción del mismo apareció en el verano de 1982 en el volúmen del The Journal of Historical Review con el título “Is the Diary of Anne Frank Genuine?” (págs. 147-209). Entonces señalaba dos ejemplos de la letra manuscrita atribuida a Anne Frank, ambos escritos cuando esta contaba aproximadamente 13 años, pero extrañamente la primera (datada el 12 de Junio de 1942) parece mucho más madura y similar a la de un adulto que la supuestamente escrita sólo cuatro meses más tarde (10.10.42). Respondiendo a dicho escepticismo sobre la autenticidad del “Diario”, el State Institute for War Documentation de Amsterdam (Rijksinstituut voor Orloogsdocumentatie — RIOD), publicaba un libro en 1986 que incluía el facsimil de una carta supuestamente escrita por Anne el 30 de Julio de 1941. El descubrimiento en los EE.UU. de otros varios ejemplos de la letra manuscrita fue anunciado en 1988. El mismo incluía dos cartas fechadas el 27 y el 29 de Abril de 1940 y una postal, escritas a alguien en Danville (Iowa). Estas últimas, como las del 12. 6. 1942 y 10.10.1942, creaban un nuevo problema al Instituto de Documentación de Guerra de Amsterdam, dado que la letra manuscrita que aparece en ellas es completamente diferente que la escritura de adulto de la carta del 30 de Julio de 1941, así como la mayor parte del manuscrito en cuestión. Estos descubrimientos confirman la creencia del Prof. Robert Faurisson de que la letra manuscrita de “adulto” atribuída a Anne es, en realidad, muy parecida a la letra manuscrita de una de las personas que oficialmente “ayudaron” a Otto Frank a preparar el “Diario” para su publicación después de la guerra. Para Mª Paz Lopez y su artículo en “La Vanguardia”, estas diferencias de escritura son normales (!) en un adolescente (ver las reproducciones adjuntas). Igualmente soslaya, al tratar el tema del informe pericial encargado por el RIOD, el tema de la escritura a bolígrafo, mencionando exclusivamente las anotaciones a lápiz del padre. Podemos concluir pues, que no se trata de un “Diario”, sino de una novela, basada en un manuscrito escrito después de la guerra por Otto Frank o sus colaboradores, y redactado por Meyer Levín, con algunos añadidos posteriores del holandés Albert Cauven (38). El historiador alemán Udo Walendy es definitivo: “El Diario de Anne Frank — durante años lectura recomendada tabú para escuelas y público — es una falsificación” (39).
ANNE FRANK A LA FUERZA
Conviene advertir aquí que para evitar dudas y desbancar las crecientes sospechas sobre la autenticidad del libro, fue impuesto por las autoridades alemanas actuales como “lectura obligatoria” en las escuelas (¡increíble negocio para los propietarios de derechos — Fondo Anne Frank — y editores!) y se llegó al extremo de adoptar medidas disciplinarias (retiro de la “venia docendi”) contra maestros y profesores que osaran manifestar sus dudas al respecto (40). El Profesor Stielau, de Hamburgo, fue expulsado de su cátedra, en 1957, por el mero hecho de haber osado poner en duda la autenticidad del Diario. ¡Increíble!. Todavía en 1976, el padre de Anne, Otto Frank, lleva a cabo acciones y denuncias contra Heinz Roth, de Odenhausen, en un juicio tendente a prohibir publicaciones que sostengan que el diario, tal como se publicó, no puede haber sido escrito por una niña de 12 años. Ejemplos éstos que demuestran cuán estrecho es el margen de la libertad de pensamiento cuando se rozan ciertos temas tabú (41).
UN TIMO MORAL
Richard Verrall (que publica bajo el nombre literario de Harwood) advierte que la falsedad del mito de Anne Frank va mucho más allá, es muchísimo más profunda que la eventual falsificación del texto. Reside en la “unilateralidad” y en la “recurrencia infinita” del tema: una perfecta aplicación política de la propaganda actual del viejo tema de la niña inocente atrapada por la maldad exclusiva de los otros, pero que triunfa incluso después de muerta. El mito de Anne Frank, por la fuerza de su impacto sobre la sensibilidad colectiva, se convierte no sólo en símbolo de la “inocente” nación judía perseguida, sino más aún y contra todas las reglas de la lógica, en “prueba indiscutible” de la maldad intrínseca, inmedible, de los perseguidores. Reconozcámoslo pronto, en efecto, no importa desde un punto de vista humano que el “Diario” de Anne Frank sea una falsificación o no. Esta niña falleció, víctima del tifus — y no en una “cámaras de gas” inexistente en Bergen o convertida en “pastillas de jabón” que se han revelado una falacia, todo hay que decirlo –; y el padecimiento y muerte de cualquier niño es siempre lamentable. Pero es importante constatar que los posibles sufrimientos de una niña judía de 14 años, en tiempo de guerra, no son más significativos por el “hecho” de que hubiese escrito un diario, que los sufrimientos tanto o más terribles de otros posibles niños judíos; o que las desgracias infinitamente más numerosas de otros niños alemanes, italianos, japoneses, polacos, rusos o de otras nacionalidades que han sufrido horriblemente por muchos otros motivos en esa misma guerra: despedazados, quemados vivos a millones, mutilados o inválidos para toda la vida a causa de los bombardeos masivos de población civil efectuados por los aliados contra ciudades abiertas alemanas; abandonados en medio del caos ante la muerte o desaparición de sus padres; violados, corrompidos por la barbarie de buena parte de las tropas enemigas. Sólo en el Holocausto alemán de Würzburg, durante los últimos días de la guerra, fueron quemadas 5.000 personas, de entre las cuales más de 100 niñas y mujeres se llamaban Anna, convertidas en cenizas durante la noche del 16 de Marzo de 1945 (44). ¿Pero quién se acuerda de tal suma de horrores sufridos por los no judíos? ¿Quién llora por el niño alemán que, en Dresde, junto a otros 250.000 civiles, mujeres y niños principalmente, corre aullando envuelto en el fuego inextinguible del fósforo líquido? ¿Quién por la niña alemana violada varias veces hasta la muerte por una sucesión de bestias animadas a ello por el judío soviético Ilya Ehrenburg? ¿Quién escribe novelas lacrimógenas por los no menos reales e inocentes niños japoneses de Hiroshima y Nagasaki? ¿Quién por los niños de la misma edad de Anne Frank, masacrados en Paracuellos del Jarama, que en su propio país tampoco cuentan con una calle?. Nadie. No hay “best sellers” para ellos, no hay “dramatizaciones”, ni 50 ediciones, ni cine, ni teatro, ni bombardeo televisivo, ni campañas en su nombre, ni recogidas de firmas, ni movilizaciones entre los partidos políticos del sistema y sus parlamentarios, ni manifestaciones públicas cincuenta años después, ni nadie que quiera recordarles cambiando el nombre de una calle, por pequeña que esta fuera. ¿Por qué? ¿Tal vez porque no cuentan con un lobby que haga del dolor un negocio sin precedentes? ¿Porque les falta la conveniente orquestación de los “mass-media”, que hacen del sufrimiento ajeno un arma política, con la intención de desarmar moralmente a quienes denuncian semejante hipocresía? ¿O deberíamos ser más atrevidos y decir que, simplemente, porque no son judíos? Entonces habría que denunciar y perseguir igualmente a aquellos que por dinero o por oscuros intereses políticos y personales hacen, con los niños que han padecido en el pasado, discriminaciones en razón de su raza, religión o ideas políticas de los padres y sólo se acuerdan de unos niños muy concretos y minoritarios, soslayando a los demás. Se trata, sin duda, de un agravio comparativo.
¿Una calle para una niña o para una falsificacion?
“El Ayuntamiento de Bergen niega el nombre de Anne Frank a una calle”. Efectivamente La Vanguardia informaba de un caso similar al que nos ocupa con el pobre Séneca, con ocasión del intento de imposición de una “Calle Anne Frank” en la ciudad de Bergen, en cuyo municipio se encontraba el campo de Bergen-Belsen, y cuyo ayuntamiento se ha negado de plano a dar el nombre de Anne Frank a la calle que lleva al monumento recordatorio del campo. La propuesta fue hecha después de que años atrás se intentara dar — sin éxito — dicho nombre a una escuela (42). Con todo, entre el 12 de Mayo de 1995 y Otoño de 1996, la autodenominada “Plataforma cívica (!) Anna Frank” bombardeaba a las 230 familias que habitan en la calle Séneca de Barcelona con la petición de cambio de nombre y recogida de firmas consiguiente para solicitar su apoyo en semejante despropósito y lograr dicha permuta del Ayuntamiento y su Consejo Municipal del Distrito. El fin confesado de la campaña es “boicotear las actividades de la Librería Europa”, es decir la libertad de expresión de los demás. Según los organizadores cuentan con el apoyo de más de sesenta organizaciones. Pero aparte del cabezal impreso de un papel de cartas y algunos grupos marginales, las manifestaciones no son en absoluto numerosas (43) y mucho menos representativas de los ciudadanos de Barcelona o los habitantes de la calle Séneca, que no se sienten identificados con los “libertarios” y anarquistas violentos del Barrio de Gracia, ni con los homosexuales, las lesbianas o la extrema izquierda incendiaria, cuyo único hecho patente ha sido arruinar la calle Séneca con pintadas indecibles y reiteradas de bajo nivel cultural, cuando no lanzando piedras y cócteles molotov con grave riesgo para los vecinos. Una triste historia, ciertamente. Un señor se hace millonario a costa de su hija, muerta, haciéndola pasar como autora de una novela que ella no ha escrito. Y encima debe ser puesto ante los tribunales para que pague al auténtico autor. El periodista Gil Mugarza recomienda acertadamente que lo más decoroso y oportuno en relación con la desventurada muchacha, ajena a cuanto haya podido ser un lucrativo éxito editorial y un gigantesco éxito político y económico para la causa sionista, es el dejarla descansar sencillamente en paz. Es lamentable que la jóven, muchos lustros después de su muerte, deba ser sacrificada nuevamente, una vez tras otra, víctima de especulaciones que utilizan a los muertos para solaz y distracción de los vivos.”
NOTAS:
(1 y 2) Weber, Mark: Anne Frank. Publicado en The Journal of Historical Review de Mayo/Junio de 1995, pág. 31.
(3) Daily Telegraph 24.3.1933 y Daily Express de misma fecha.
(4) Irving, David: Pruebas contra el Holocausto. Conferencia en el Hotel Majestic de Barcelona, el 17 de Noviembre de 1989.
(5) Felderer, Ditlieb: Il Diario di Anna Frank: una Frode. Edizioni La Sfinge, Via Marchesi, 30, Parma (Italia), 1990, pág. 6.
(6) Harwood, Richard (Richard Verrall): ¿Murieron realmente seis millones?. Historical Review Press, Inglaterra, 1977.
(7) Enciclopaedia Judaica, citada en Felderer, opus. cit. Pág. 14.
(8) Benz, Wolfgang: Legenden, Lügen, Vorurteile: Ein Wörterbuch zur Zeitgeschichte. DTV Deutscher Taschenbuch Verlag. 2ª Edición, 1992 y Felderer, pág. 13: Enciclopedia Brockhaus, Vol (6-450).
(9) Paz Lopez, María: La niña que contó lo inexplicable. La Vanguardia de Barcelona, el Miércoles día 15.3.95, pág. 2 de “Revista”. Según Benz opus. cit., esta cifra en 1992 era de 16 millones.
(10) Bochaca, J.: “El mito de Anne Frank”. Revista Cedade No 170 de Marzo de 1989. Págs. 18 a 20.
(11) “Anne Frank “Diary” a fake”. Publicado en el periódico Holocaust News, No 1, pág. 3, del Centre for Historical Review. London. Así mismo Enci. Judaica pág. 53 y Felderer op. cit.
(12) Enciclopaedia Judaica, pág. 53. Jerusalén, Israel, 1971-1972.
(13) Roth, Heinz: Anne Frank’s Tagebuch, ein Schwindel., 1979.
(14) Enciclopaedia Britanica. Citado por Felderer.
(15) Bochaca, opus cit.
(16 y 17) Felderer, opus. cit. pág. 13 y pág. 22.
(18) Bochaca, opus cit.
(19) Paz Lopez, opus. cit.
(20) Bochaca, J.: “El mito de Anne Frank”. Revista Cedade p.18-20.
(21) Bochaca, J.: El mito de los seis millones. Ed. Bausp, Barcelona, 1978; pág. 100.
(22) Harwood, opus. cit.
(23) Bochaca, opus. cit. y también Felderer, opus. cit. p. 14.
(24) Citado por “Kommentare zum Zeitgeschehen”. Folge 269. September 1993, p. 65.
(25, 26, 27 y 28) BOCHACA, J.: “El mito de Anne Frank”. Revista Cedade. Págs. 18 a 20.
(29) Gil Mugarza, Bernardo: “Requiem por Anne Frank”, Arriba, 9.5.59.
(30) Felderer, opus. cit. Pág. 15.
(31) Irving, David: “Pruebas contra el Holocausto”. Hotel Majestic, Barcelona, 17.11.89.
(32) Paz Lopez, opus cit.
(33) Bochaca, opus. cit.
(34) New York Post del 9 de Octubre de 1980.
(35) Bochaca, opus cit.
(36) Irving, opus. cit.
(37) Ver Faurisson, Prof. Robert: “Anne Frank’s Handwriting”. Publicado en el The Journal of Historical Review, Vol. 9, Nr 1, Spring 1989. Pag. 97-101. IHR, California. Pruebas caligráficas. Y Vol. 3, Nr 2, summer 1982: “Is the Diary of Anne Frank Genuine?” así como “Le Journal d’Anne Frank est-il authentique?” en Serge Thion, Vérité Historique ou Vérité Politique? Paris, La Vielle Taupe, 1980.
(38) Bochaca, opus. cit.
(39) Roth, Heinz: Anne Frank’s Tagebuch, ein Schwindel. Odenhausen, Julio de 1979.
(40) Bochaca, opus cit.
(41) Harwood, opus. cit.
(42) Gil Mugarza, opus cit.
(43) En su mayoría, a la media docena de homosexuales, lesbianas, o marginales de extrema izquierda habituales, se suman una cantidad casi siempre doble de periodistas y cámaras, dispuestos a extrapolar el hecho, para mayor beneficio de aquellos que después de salir en las fotos, aspiran a ser subvencionados por el Ayuntamiento y la Generalitat en base a impuestos que pagan los ciudadanos de a pie.
(44) Die Bauernschaft, Junio de 1995.

En 1998 es condenado en España por cargos políticos rotulados como "apología de genocidio" o "incitación al odio racial". El proceso de 1998 acabó con la condena en firme a 7 meses de prisión y la destrucción de los 20.900 libros, así como al pago de una fuerte multa económica.
El 16 de enero 1999 una caterva soliviantada de cientos de terroristas izquierdistas destruyeron la Libreria Europa de Varela. Rompieron todos los vidrios y muebles y quemaron miles de libros en la calle.
Aquí estoy. Si la gente no tuviese interés por saber qué pasó en el Tercer Reich yo ya habría cerrado. Donde hay demanda, hay mercado y donde hay mercado hay producción. ¿Qué van a hacer conmigo?: ¿enviarme a Marte?, ¿meterme en un psiquiátrico? Después de toda una vida, no puedo decir: «Vale, me creo lo del holocausto»”

martes, 17 de noviembre de 2009

Foucault e Irán

El Espíritu de un Mundo sin Espíritu
“...el Islam, en el año de 1978, no fue el opio del pueblo, porque fue el espíritu de un mundo sin espíritu”.
Lo que vio Foucault en 1978
En la plenitud del movimiento revolucionario contra el régimen autoritario del Shah, el filósofo francés Michel Foucault visitó Irán con el objeto de escribir una serie de artículos sobre el terreno, para el periódico italiano Corriere della sera. Para sorpresa de todos, se mostró deslumbrado por la fuerza del Islam, y llegó a calificar el estallido de la Revolución iraní como “el espíritu de un mundo sin el espíritu.” Para Foucault, la fuerza que llevó a personas desarmadas a enfrentase contra un estado corrupto y pro-occidental era una forma de “espiritualidad política” con raíces en el Islam shiíta. La promesa de la revolución —tanto para Foucault como para muchos activistas políticos iraníes, así como para las generaciones más jóvenes del mundo musulmán—, era esa participación política genuina que reemplazaría la indiferencia y característica de apatía de muchas sociedades modernas. Todo este movimiento estaba por convicciones éticas voluntariamente aceptadas, frente a los códigos omnipresentes de sistemas disciplinarios de vigilancia y de castigo, característicos de la sociedad occidental. Aunque Foucault se desilusionó rápidamente por los sucesos de febrero del 1979, continuó defendiendo el “potencial no realizado de la revolución” ante sus críticos, que lo acusaron de apoyar una teocracia represiva. En la conclusión del primer artículo publicado en el diario Corriere della sera el 1º de Octubre de 1978 Foucault rechaza toda solidaridad con el Shah: “...os ruego que no habléis en Europa de las circunstancias y desgracias de un soberano muy moderno para un país muy viejo. Lo que es viejo aquí en Irán es el Shah: cincuenta, cien años de retraso. Él tiene la edad de los soberanos predadores, él porta el sueño viejo de abrir su país por la laicización y por la industrialización. El arcaísmo, hoy, es su proyecto de modernización, sus armas de déspota, su sistema de corrupción”. En diversos artículos, Foucault valora altamente el deseo mayoritario de un “gobierno islámico” manifestado en las ciudades, Teherán y Qom, en las que realizó entrevistas a civiles. El Islam chiíta, dice el filósofo, presenta un cierto número de rasgos susceptibles de dar a la voluntad de “gobierno islámico” una coloración particular. En cuanto a la organización destaca la ausencia de jerarquía en el clero, independencia de unos religiosos en relación a otros, importancia de la autoridad puramente espiritual, que no obtiene sus prerrogativas de ninguna institución, sino de su mayor o menor conocimiento. Un “gobierno islámico”, sostiene Foucault, no es entendido en Irán como un régimen político en el que el clérigo desempeñaría un papel de dirección. La expresión designa dos órdenes de cosas: “una utopía”, declaran algunos, o “un ideal”, según la mayoría. En cualquier caso se hace referencia a una cosa muy antigua al mismo tiempo que muy alejada en el futuro: volver a lo que fue el Islam en tiempos del Profeta (saws). Según lo presenta Foucault, las directrices generales del Islam chiíta son las siguientes: El Islam valora el trabajo; nadie puede estar privado de los frutos de su trabajo; lo que debe pertenecer a todos (el agua, lo que está debajo del sol) no deberá ser apropiado por nadie. Para las libertades, ellas serán respetadas en la medida en que su uso no perjudique al prójimo; las minorías serán protegidas y libres de vivir a su manera a condición de no perjudicar a la mayoría; entre el hombre y la mujer, no habrá desigualdad de derechos, sino diferencia, puesto que hay diferencia de naturaleza. Para la política, que las decisiones sean tomadas por la mayoría, que los dirigentes sean responsables ante el pueblo y que cada uno, como está previsto en el Corán, pueda levantarse y pedir cuentas al que gobierna”. Los estudiosos de su filosofía se han mostrado desconcertados por la euforia de Foucault ante las perspectivas de un gobierno islámico. Este es uno de los más hermosos capítulos del encuentro entre el islam y el pensamiento posmoderno. Foucault, como crítico de la cultura occidental, de la sociedad de control (control que se muestra en todos los niveles: de la natalidad, del cuerpo, del tiempo, de la historia) y el sistema carcelario, no pudo sino sentir que los principios del Islam habrían de traer una nueva dinámica a las sociedades posmodernas. De ahí sus sorprendente modo de calificar la revolución iraní como “la primera revolución post-moderna de la historia”. Una revuelta contra el “sistema planetario”, contra la “hegemonía global”, contra homogeneización y desarraigo de los pueblos por la apisonadora del mercado. Una revolución “inspirada por una religión de combate y sacrificio”. La Revolución iraní prefigura “la transfiguración del mundo”. Lo que vio Foucault en Irán, en 1978, es esa misma fuerza que el islam representa, y que hoy se encuentra en plena efervescencia a lo largo y ancho del planeta. La Revolución Islámica, lejos de haber sido derrotada, sigue su curso, con el permiso de Al-lâh.
Texto extraído del artículo "Democracia islámica en Irán: hacia un iÿtihâd colectivo", donde se cita una entrevista realizada al intelectual francés realizada por Claire Briére y Pierre Blanchet, "Irán: la revolución en nombre de Dios". Ed. Tierra Nova, 1980. Publicado por el sitio www.webislam.com.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Kristallnacht

9 de noviembre de 1938
La Noche de los Cristales Rotos
Mentira es que se acuse, sin más, a los nazis, de los luctuosos y reprobables hechos conocidos como la Kristallnacht o Noche del Cristal, repitiendo por enésima vez la versión institucionalizada por la propaganda sionista, el aparato soviético y las usinas aliadas, ya varias y científicas veces rebatida en sólidos trabajos como los de Ingrid Weckert, “Crystal Night 1938”, o “Flash Point, Kristallnacht 1938. Instigators, victims and beneficiaries”. Mentira es que se oculte el asesinato, a manos del judío Herzel Grynszpan, del diplomático alemán Ernst von Rath, cuya alevosía —sumada a otras acciones judaicas de similar tono— motivó la reacción violenta contra los israelitas aquella noche trágica y condenable. Mentira es que se calle la evidente responsabilidad —tanto en el crimen de otro funcionario alemán, Wilhelm Gustloff, como en el aprovechamiento político de los desmanes— de la siniestra Ligue Internationale Contre l’Antisémitisme (LICA), sobre cuyo mentor Jabotinsky podrían escribirse páginas de negras acusaciones.
Mentira es que se silencien las fundadas sospechas de la provocación intencional de este pogrom por la mencionada LICA, eligiéndose cuidadosamente para su estallido la noche del 9 de noviembre, fecha emblemática en la historia del Partido Nacionalsocialista. Mentira es que se escamoteen arteramente los repudios públicos y privados, enérgicos todos, de los principales dirigentes nacionalsocialistas a aquella jornada de desmanes y tropelías, que incluyen declaraciones de Goebbels, Himmler, Hess y Friedrich de Schaumburg; así como órdenes expresas de reponer el orden y de castigar a los culpables, a cargo del mismo Hitler, de Viktor Lútze, jefe de las S.A, y del precitado Goebbels, en su famoso discurso de la madrugada del 10 de noviembre. Mentira es que se omita el Protocolo del 16 de diciembre de 1938, firmado por el Ministro del Interior de Hitler, Dr. Whilhelm Frick, repudiando tajantemente el criminal atropello, no sin analizar seriamente sus reales motivaciones.
Mentira es que se hable de “1000 sinagogas destruidas”, cuando no llegaron a 180, a manos de una chusma incalificable, y de “30.000 judíos encarcelados en campos de concentración”, cuando 20.000 fueron los detenidos para su propia protección, y liberados pocos días después de aquella demencia nocturna, según consta en el Informe de R. Heydrich del 11 de noviembre de 1938, aceptado en el "juicio" de Nüremberg.
Mentira canallesca al fin, la que se asienta en el anuncio oficial de la invitación al recordatorio, y según la cual “el mundo se mantuvo en silencio”. En el mundo entero no se habló de otra cosa que de la supuesta barbarie germana, movilizándose más de 1500 diarios en 165 países, como bien lo relata Salvador Borrego. Hasta tal punto que con razón pudo decir Schopenhauer que “si se le pisa un pie a un judío en Frankfort, toda la prensa, desde Moscú hasta San Francisco, levanta vivas manifestaciones de dolor”.
Como consecuencia de la trágica noche —cuyo vilipendio no dejamos de subrayar— consiguiéronse ipso facto ventajosos acuerdos de emigración para los judíos alemanes hacia Palestina, lo que se consumó ese mismo año 1938, con un número aproximado de 117.000 hebreos. El mismo Hitler envió a Hjalmar Schacht a Londres para que gestionara la recepción de 150.000 judíos, mientras el presidente Roosevelt reunió en Evian-les-Baine a representantes de 32 naciones para organizar la preservación de los hebreos. Los tres objetivos sionistas se habían cumplido con creces: la difamación sin retorno del régimen nacionalsocialista, el principio del movimiento internacional que llevaría a la caída del Tercer Reich, y el abandono de su supuesta tierra natal, Alemania, de los israelitas allí radicados, trazándose cuidadosamante el plan de ocupar Palestina. ¿A quién benefició aquella noche de sangre y fuego? ¿Quiénes la armaron realmente, si los más destacados jerarcas del Nacionalsocialismo se quejaron amargamente de la misma y ordenaron su inmediato cese?
Antonio Caponnetto
Publicado por UNIDOS POR EL FASCIO
http://unidosporelfascio.blogspot.com/

viernes, 13 de noviembre de 2009

Rabino predicador de crímenes

La Ira de Jehova
El matutino israelí "Maariv" ha titulado un artículo como "La guía completa para el asesinato de no judío", lo que debería servirnos para conocer sobre el potencial desestabilizador que atesoran enclaves como la colonia para judíos de Yitzhar. La nota hace referencia al libro religioso que publicó este lunes el conocido rabino Yitzhak Shapiro, uno de los guías espirituales de ese asentamiento radical situado en las inmediaciones de la villa palestina de Nablus, en Cisjordania. Según explican los periódicos israelíes, "Las enseñanzas del Rey" –así se titula el manuscrito- es un compendio de lecciones para estudiantes israelíes en el que se justifica con argumentos teológicos el homicidio de no judíos, incluidos niños y civiles. Algunos lectores pensarán que se enfrenta a un dislate de este periodista, pero simplemente les voy a citar extractos del texto que también recoge Maariv.
"Cualquier ciudadano de un estado que se oponga a nosotros, que apoya a sus soldados o que expresa satisfacción con sus acciones es considerado un perseguido y puede ser asesinado. También, cualquiera que debilite nuestro estado con palabras o acciones similares es considerado un perseguido", se lee en uno de los párrafos que argumentan a favor del homicidio de no combatientes.
Pero la dialéctica extremista alcanza su clímax cuando Shapiro se refiere a la muerte de bebés, que aprueba al considerarlos 'obstáculos' atrapados en medio de un conflicto. "Se les puede matar porque su presencia ayuda al asesino. Hay justificación para el asesinato de bebés si está claro que al crecer nos harán daño y ante tal situación se les puede hacer daño de forma deliberada, no sólo durante los combates con los adultos". Para Shapiro la venganza no sólo no es reprobable sino necesaria y defiende que "a veces seamos crueles para crear el adecuado balance de terror".
Como aducía Maariv, "el libro incluye en torno a 230 páginas de leyes (religiosas) relativas al asesinato de no judíos, una especie de guía para cualquiera que se plantee la cuestión de si es o no permisible arrebatar la vida de un no judío". La distribución de este manual ha generado ya la protesta de algunos políticos y activistas israelíes como el diputado laborista Ophir Pines que exigió una reacción más contundente de la justicia de su país. "Imaginen cual hubiera sido la reacción si un libro hubiera dicho lo opuesto, que está permitido matar judíos", precisó. Pero a los observadores que siguen la actualidad de Oriente Próximo tampoco les debería sorprender estas opiniones de un personaje y un enclave que se han caracterizado por sus posiciones extremas desde hace años. De hecho, los habitantes de Yitzhar –una población establecida en 1984- ni siquiera reconocen la autoridad de Tel Aviv y abogan por la creación de un estado teocrático bajo el dominio de clérigos como Shapiro. Recuerdo que ya en abril del 2005 hice un largo reportaje sobre este movimiento fundamentalista judío que despotricaba abiertamente contra Israel y defendía la creación del reino de Judea. Entonces una portavoz de la colonia de Yitzhar me explicó sin reparo alguno que sólo aceptaban la democracia 'para favorecer a los judíos'. "El estado nos lo entregó Dios pero ¿qué hicimos con él?. El niño se ha convertido en un monstruo", sostuvo en referencia a Israel.
Es permisible matar a los Justos entre las Naciones aunque no sean responsables de la situación amenazadora”, escribe, y añade: “Si matamos a un gentil que ha pecado o ha quebrantado alguno de los siete mandamientos (porque nosotros observamos los mandamientos), no hay nada malo en ello”. Diversos rabinos destacados, como Yithak Ginzburg y Yaakov Yosef, han recomendado este libro a sus alumnos y seguidores. El gobierno de Israel no prohibió la publicación de ese libro.
Hasta el momento de redactarse esta nota, no se ha escuchado ningún comentario de medio periodístico alguno, condenando el hecho, repudiando la criminalidad del mismo. Hubo un sacerdote católico inglés llamado Richard Williamson, que tuvo el valor de plantear la verosimilitud del llamado "Holocausto", lo cual le redundo en un repudio mundial, la expulsión de nuestro país a manos de un gobierno "popular y progresista", y ser sancionado hasta por el mismísimo Vaticano. Todos rasgaron sus vestiduras, y ladraron a los cuatro vientos. Pero en realidad, este silencio guarda coherencia, pues difícilmente pueda hablarse del tema teniendo a agentes periodísticos como Mauricio Goldfarb, Samuel Gelblung, Pedro Brieger, y muchos etcéteras más.